Reiki es una técnica Japonesa de curación energética que consiste en equilibrar y armonizar nuestra energía vital eliminando bloqueos, malas vibras, y todo lo que impida que la energía fluya libremente de manera saludable.

Una sesión de reiki consiste en permanecer acostado en una camilla, descalzo y vestido. El terapeuta coloca las manos en puntos energéticos específicos sin tocar al paciente mientras se escucha una música relajante.

Muchos se quedan dormidos lo que no interfiere con el trabajo realizado. Durante la sesión se siente una sensación de relajación profunda y de paz.

Este tratamiento se puede realizar a adultos, niños y bebes. Puede complementarse con cualquier tratamiento médico y no contiene ninguna contraindicación.